Seguinos

Conversemos: 800-8000-UAM

 

TRABAJÁ CON NOSOTROS    FORMAS DE PAGO

Inicio / “La docencia es algo que amo y me fascina”

“La docencia es algo que amo y me fascina”

COMPARTIR

“La docencia es algo que amo y me fascina”

Vie, 07/28/2017 - 16:54 -- Diana Martinez

Rafael Sánchez Solís

Escrito por: Diana Martínez Jiménez

En el 2015, al retirarse de su labor docente en la Universidad Americana (UAM), le fue otorgado el título de profesor emérito como reconocimiento a su entrega y dedicación. Aunque asegura que “yo no hice nada, solo trabajé y, además, me pagaban por hacerlo”, don Rafael Sánchez Solís es un claro ejemplo de que cuando las cosas se hacen con pasión, el tiempo es lo de menos.

Y es que, tras 31 años de trabajar en el Ministerio de Educación Pública, su amor por la enseñanza le hizo continuar como docente de Universidad.

“Al pensionarme no aguanté más que 15 días sin hacer nada en la casa, yo fui formado como peón de cafetal y toda la vida me dediqué al campo, y además estudiaba de noche así que me acostumbré a mantenerme ocupado”, afirmó.

Por ello, una vez jubilado no dudó dos veces en retomar su labor, pero esta vez en la educación superior, y por recomendación de un amigo llegó a la Escuela de Matemática de UAM.

“Un amigo me pidió que le ayudara a dar un curso de planificación en el área de matemática, ya luego me ofrecieron impartir un curso de investigación, y empecé a realizar sugerencias para la presentación de tesis y les gustó, así que seguí trabajando en ello”, aseveró.

Luego fue lector de tesis y así permaneció durante los casi 10 años que trabajó para la Universidad, impartiendo lecciones para la Escuela de Matemática y en el área de investigación; y aunque si por él fuera aún estaría trabajando, asegura que un problema de salud le ganó la batalla.

La docencia es algo que amo y me fascina, pero ya no puedo ejercer porque me ganó la carrera de la diabetes. Me dormía, me cansaba, me agotaba demasiado y dije mejor antes de que me vayan, me voy - dijo entre risas- además, ya uno tiene otros patrones de comportamiento que a veces no compaginan con los jóvenes”, comentó.

Y aunque tuvo que retirarse de sus labores, su paso por la Universidad dejó huella en muchos estudiantes, graduados y colaboradores, y sobre todo una marca muy especial en el álbum de recuerdos de UAM.

Hoy, a sus 74 años de edad, don Rafa está disfrutando su tiempo libre junto a su esposa y dedicándose a otra de sus grandes pasiones: la lectura. Pero más allá de descansar se mantiene activo revisando un libro de matemática para cuarto grado de primaria y redactando libros de investigación; aun así, dice que destina un par de horas al día para ver series en Netflix.