Seguinos

Conversemos: 800-8000-UAM

 

TRABAJÁ CON NOSOTROS    FORMAS DE PAGO

Inicio / “Como una heroína ¡Así me siento!” Elena Portuguez, Estudiante de Ingeniería

“Como una heroína ¡Así me siento!” Elena Portuguez, Estudiante de Ingeniería

COMPARTIR

 

 

“Como una heroína ¡Así me siento!” Elena Portuguez, Estudiante de Ingeniería

Mié, 03/10/2021 - 11:05 -- Patrick

 

  • Estudiante asegura que la pérdida de su padre ha sido lo más difícil de superar

En el mes de la mujer queremos compartir la historia de Elena Portuguez, una estudiante destacada UAM, de la Escuela de Ingeniería, quien aún en medio de la Pandemia por COVID-19, ha logrado sostener a Allianza Smart Data Connections, empresa de la cual es CEO y Fundadora desde setiembre de 2019.

Esta ingeniera asegura ser una mujer diferente, la cual le gusta mucho sonreír, divertirse con facilidad e invertir tiempo en actividades que la hagan sentirse bien. Profesionalmente se describe como altruista, le apasiona encontrar soluciones efectivas rápidamente, creativa, pero siempre con un lado sensible, lo cual la ha ayudado a crecer mucho en diferentes áreas de su vida.

Les contamos más de Elena, su vida, su desarrollo como mujer y sus retos en la siguiente entrevista:

¿En qué consiste la empresa donde trabajás, hace cuánto la fundaste y a cuántas personas has contratado para trabajar con vos?

Allianza Smart Data Connections es una empresa donde brindamos servicios de soporte, redes, websites y desarrollo de software. Allianza fue fundada en setiembre 2019, trabajamos actualmente 5-8 personas dependiendo de los proyectos que tengamos, en este momento estamos compitiendo en varios concursos nacionales de desarrollo de software.

¿Qué es lo que más te gusta de la Ingeniería en Sistemas?

Me gustan dos cosas: primero que puedo resolver problemas o necesidades a través de la tecnología y que siempre esta evoluciona. Segundo que ¡puedo crear! La tecnología no solo se trata de hacer fácil la vida, se trata de superarnos y llevar las cosas a otro nivel, como mejorar la salud, por ejemplo, es uno de mis retos actualmente.

¿Qué te motivó a fundar tu propia empresa?

Me motivó y me motiva aún, saber que puedo tener un espacio de decisión y de acción más libre dónde en mi área profesional puedo procurar que se hagan cosas buenas para todos y todas. Desde mis 13 años aproximadamente sabía que pertenecería a la tecnología profesionalmente hablando y me he enfocado en que mi educación vaya en ese sentido para ser una buena líder y una buena profesional, quiero que más chicas vean que no están complicado y que se animen.

¿Cuáles considerás que son los retos más grandes que tiene una mujer en las ingenierías hoy en día y cómo los puede superar?

Creo que uno de esos retos puede ser el competir entre nosotras mismas y pensar que si dejamos que una colega se supere perdemos “territorio”, lo he vivido. Suele pasar con mujeres en altos cargos que no dejan fácilmente que las demás crezcan. ¡Necesitamos cambiar eso entre mujeres y colegas en general!

También la falta de espacios para proponer, para ser escuchada. Es cierto que hay muchas campañas al respecto, pero realmente no tenemos tanta información sobre programas que valgan la pena y no sean pasajeros para poder aportar a la sociedad.

¿Cuál ha sido el reto más grande que has enfrentado y cuál fue tu motor para salir adelante?

Salir de mi casa, de mi provincia y años después perder a mi papá… es lo único, los extraño. No me arrepiento de las decisiones pasadas y de hecho me gustan los resultados que tengo ahora pero siempre guardo esto en mi corazón y mi mente, porque fueron momentos muy difíciles al inicio. Ellos mismos, mi familia son mi motor.

¿Qué es lo más gratificante de ser Ingeniera y fundadora?

Es como cuando los súper héroes hablan de usar los poderes para el bien ¡Yo me siento como una súper heroína o algo así! Para mí las responsabilidades adquiridas me parecen geniales, pues puedo procurar que se hagan las cosas, que no se use el conocimiento para dañar, si no para construir algo mejor y por supuesto que puedo innovar casi sin restricción.

Me encanta tener mi tiempo distribuido de manera que puedo trabajar, estudiar, investigar, tener espacio para mí para mi familia.

A un año de haber iniciado el tiempo de aislamiento y distanciamiento social en Costa Rica ¿cuál ha sido la lección más grande que has aprendido en tiempos de Pandemia y todos deberían recordar?

En la parte profesional, lección más grande es no dar pasos hacia atrás, no sabía qué sucedería, pero seguí avanzando y esto me alegra mucho pues aún en pandemia, he podido seguir trabajando gracias a Dios.

A nivel personal, lo importante de la empatía. Muchas personas han cambiado por miedo o por situaciones difíciles especialmente de pandemia como el estrés, la pérdida de seres queridos y creo que tener empatía con las personas que nos rodean es un aporte a la sociedad.

¿Qué mensaje podrías darle a todas esas muchachas de colegio o estudiantes de la U en ingenierías para que continúen sus estudios?

De mi parte sería un mensaje realista: primero amar lo que hacen, es increíble la satisfacción cuando ves buenos resultados y sabes que eso lo hiciste porque te gusta, no duden que puedan ser las mejores profesionales que tenga Costa Rica más adelante, inténtenlo cada vez que sea necesario… inviertan en ustedes mismas en tiempo y conocimiento que es lo más valioso y para mí todo lo demás tendrá su lugar acomodado tarde o temprano pues para eso es que trabajamos cada una según su reto o dificultad, sea cual sea.

Al finalizar la entrevista Elena comentó que en el camino como estudiante ha logrado realizar muchas de sus ideas especialmente mientras ha estado en medio de una entrega o con exámenes, ella ha experimentado que sea cual sea el reto, detenerse no es una opción.

Esto es un ejemplo de las profesionales UAM, mujeres con sueños, que tomaron la decisión de romper brechas, crecer, avanzar y convertirse en su mejor versión, pase lo que pase.